Los 7 pecados capitales que no debes cometer en Instagram

Muchas veces me encuentro a mi misma dando gracias por el hecho de que las redes sociales no existieran en mi adolescencia. No solo por la presión que hubieran ejercido sobre mí, si no por todas las pruebas de mi paso por el mundo que hubieran acumulado y que tanto nos esforzamos en esconder debajo de la fachada de un adulto responsable.

Pero no estamos aquí para hablar de las RRSS a nivel personal, si no que vamos a hablar de las RRSS, en este caso de Instagram, para marcas. Concretamente de las cagadas que ninguna marca se puede permitir en esta red social. Así que, vamos a ponernos guapos porque el foco está encendido y todos nos están mirando (o así es como me lo imagino yo cada vez que subo un post).

1. Antes que tener que pedir perdón, pide permiso

Si vas a usar contenido de otra cuenta o persona ten el detalle de pedir permiso o de al menos etiquetarla en tu publicación. No hacerlo es feo, feo… pero que muy feo. Es más, algo así te puede llevar directamente al infierno de las marcas. Y es que si la persona de quien has cogido el contenido registra una queja diciendo que publicaste sin autorización puedes llegar a perder tu cuenta. Pero es que como además tengas la “mala suerte” de que alguno de tus seguidores reconozca el contenido plagiado, que no te pase nada, porque se te van a comer vivo en los comentarios. Así que, o usas la @ o generas tu propio contenido.

No olvides que en la política de Instagram pone explícitamente que no se pueden usar imágenes o contenidos de terceros. ¿Vas a jugártela?

2. Mira dos veces

Por lo general, siempre que vayas a postear algo deberías revisarlo dos (o tres) veces antes de darle al botón de publicar. ¿Por qué? Primero porqué sí, porque así es como lo hacemos los profesionales. Pero sobre todo, para evitar errores de los que después te vayas a arrepentir. 

“Bueno, pero IG me deja modificar la publicación una vez subida” – Jajaja. Sí, te deja, pero si quieres tener una buena interacción en tus publicaciones mejor no toques nada una vez hayas publicado tu post y aún menos el título. De lo contrario, el alcance de tus publicaciones será menor. ¡No digas que no te avisamos!

3. Sitúate en el mapa

Aunque no es obligatorio, algo tan sencillo como indicar tu ubicación en un post hará que este consiga más alcance. Pero cuidado porque pasa lo mismo que con el título: si modificas tu ubicación una vez ya has subido el contenido llegarás a menos gente.

Además, si quieres que tu público encuentre tu perfil, una forma de ayudarles es estableciendo tu ubicación. Así no habrá dudas de que han encontrado la marca que andaban buscando.

4. Nada de pixelados

¡Por favor! Aunque parezca muy obvio esto es muy importante. Estás en una RRSS 100% visual, no la lies con las fotos. 

Puedes hacerlas con tu móvil siempre que no vayas por el mundo con un Nokia del 92  y tengas un poco de gracia para captar los mejores ángulos, pillar buena luz y hacer mini retoques con alguna de las múltiples apps que existen. Pero si todo esto te suena a chino, mejor opta por contratar a un fotógrafo que haga un shooting profesional de tus productos. ¡Será dinero bien invertido!

Piensa que las redes sociales no solo enseñan producto, sino que también transmiten los valores de tu marca y los principios de tu empresa. Una imagen chapucera dirá que tu trabajo es chapucero (aunque no lo sea).

5. Humaniza tu marca

Como decíamos en el punto anterior, las redes sociales te permiten enseñar a tu público mucho más que tus productos. Piensa que Instagram tiene en la actualidad 1.000 millones de usuarios (sí, sí, has leído bien, 1.000 millones de usuarios) y que te permite mostrar tu marca de manera que no habías podido hacerlo nunca. Así pues… ¿qué vas a enseñar?

Humaniza tu marca, usa personas en tus fotografías, enseña procesos de producción, valores, trabajadores, abre las puertas de tu negocio para que los usuarios puedan sentir que forman parte de ello. Conecta con tu público, empatiza con ellos y conseguirás que ellos lo hagan contigo.

6. Olvídate de los # irrelevantes

En Instagram se usan hashtags, cierto. Pero utilizar hashtags genéricos que poco tienen que ver con tu marca, por muy populares que estos sean, es cometer un gran error. Más que nada porque aunque las personas verán tu contenido, también se darán cuenta de que no tiene nada que ver con lo que estaban buscando. Y por tanto, la interacción en tus publicaciones caerá en picado. 

Además, ¿de qué sirve llegar a un montón de gente a tus publicaciones si no son las personas adecuadas? De nada, claro está. Así pues, usa solo los hashtags que tengan que ver con tu sector y producto para llegar realmente a tu público e interactuar con ellos.

7. Súbete al carrusel

Si quieres publicar más de una foto a la vez usa la opción del carrusel que Instagram pone a tu disposición. ¿Por qué? Básicamente porque si realizas más de una publicación a la vez IG solo le dará valor a una de ellas y penalizará al resto.

Además, las publicaciones de imágenes en carrusel suelen tener más interacción que las publicaciones con una sola imagen. Usando esta opción puedes subir hasta 10 fotos a la vez y conseguir un mayor alcance en tus publicaciones.

Así que ya no tienes excusas. Si cometes alguno de estos 7 pecados capitales en tus publicaciones de Instagram será por voluntad propia… Y te podemos asegurar que unas redes sociales mal gestionadas son un auténtico infierno. 

Si no sabes cómo hacerlo, ponte en contacto con La No Agencia, te ofreceremos un plan de marketing digital personalizado para tu negocio o marca.

No comments
La No AgenciaLos 7 pecados capitales que no debes cometer en Instagram